Los socialistas y la escuela catalana

A la vista de la defensa cerrada que hacen los socialistas catalanes de la llamada inmersión, que se reafirma cada vez que estalla alguna polémica, se puede concluir que el mayor éxito del nacionalismo es haberles hecho creer que ellos son los inventores del monolingüismo escolar. Es habitual escuchar a los dirigentes del PSC poniendo en valor tal cosa y a los nacionalistas afirmar que ese modelo nació con un gran consenso. Pero se trata de una tergiversación fruto de la desmemoria y la falta de rigor en el debate. El actual modelo de inmersión no es el que se diseñó en la década de los ochenta. Frente a la idea inicial que proponía Jordi Pujol de institucionalizar un sistema de segregación escolar, en catalán y en castellano separadamente, el PSC y el PSUC consensuaron con los otros grupos del Parlament un modelo unificado. En la primera ley de normalización lingüística (1983) se impuso la no separación por lengua, es decir, se adoptó un sistema de conjunción con ambos idiomas como instrumento de aprendizaje (bilingüismo), incluyéndose el derecho del niño a recibir la primera enseñanza en lengua materna y la obligación de la Administración de hacerlo efectivo. Nada que ver con lo que sucede en la actualidad. No se puede invocar el nombre de la pedagoga socialista Marta Mata, que tuvo un papel destacado en la elaboración de esa ley, para apuntalar la escuela solo en catalán en toda la etapa educativa obligatoria.

Seguir leyendo.

Powered by WPeMatico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *