Curiosidades de nuestro calendario

¿Por qué los calendarios actuales son tan complejos? Al principio se usaban las estrellas y la Luna como referencia, porque el ciclo de la Luna de 29 días es bastante estable y fácil de registrar. Se ha encontrado un calendario lunar en Escocia, con 8.000 años de antigüedad.

Pronto nos dimos cuenta de que contar los días y las noches no era suficiente. ¿La razón? Las estaciones y las cosechas. Hasta la Revolución Industrial, que tuvo lugar hace apenas 250 años, la Humanidad ha dependido de los ciclos de las cosechas. Contando las veces que salía el sol no se podía calcular bien cuando empezaba una estación, cuándo emigraban las manadas de animales, o cuándo había que plantar las cosechas, así que idearon calendarios más precisos.

Puesto que el Sol y la Luna siempre se han relacionado con los dioses y lo divino en las culturas antiguas, la mayoría de los calendarios han sido impuestos por las religiones.

El papa Gregorio XIII decidió poner orden y, con la autoridad divina que solo el Papa posee sobre la faz de la Tierra, organizó un congreso de sabios para unificar los calendarios de la Cristiandad. Para corregir el error de 11 minutos que se había mantenido durante siglos, tomaron una medida drástica: en el año 1582, octubre tuvo 11 días menos. El día 4 dio paso al día 15:

También se acordó que los años seculares (los que cierran el siglo, es decir, acaban en 00), solo son bisiestos si son múltiplos de 400. El último secular bisiesto fue el año 2000, y el próximo será el 2400.

España, Italia y Portugal fueron los primeros países que usaron el calendario gregoriano. En el imperio anglosajón no se adoptó hasta 1752. Hubo rebeliones y protestas en muchas ciudades inglesas porque “el Papa de Roma les robaba 11 días del año“.  En la actualidad es el calendario más usado en el mundo.

Otras curiosidades relacionadas con el tiempo y el calendario:

  • El Calendario Egipcio tenía 12 meses de 30 días cada uno, y cinco días de fiesta que no pertenecían al año. Pero un año tiene 365 días y 1/4 por lo que se deslizaba 1 día cada cuatro años. Quizá a lo largo de miles de años hubieran celebrado el fin de año en Agosto. Dividían cada día en 20 partes, con lo cual la duración de una hora podía variar mucho.
  • El año 46 a.C. fue el año mas largo jamás registrado, nada menos que 455 días. Julio César, al introducir el Calendario Juliano añadió a ese año 2 meses y 23 días extra para corregir el deslizamiento acumulado por el Egipcio.
  • Curioso es también conocer que han habido intentos de nuevo Calendario que han pasado a la historia tan sólo como eso, como intentos. Es el caso del Calendario Republicano Francés.
  • El calendario romano tenía solo 10 meses, de marzo a diciembre, y añadían dos meses cada dos años para ajustar.
  • Los nombres de los meses ya venían determinados por el calendario romano, el anterior al Juliano. Durante mucho tiempo el año comenzaba el 1 de marzo, mes de Marte, padre de Rómulo y Remo. Seguido de:
    • Aprilis, mes de apertura de las flores.
    • Maius, mes de de Maia, diosa de la abundancia.
    • Junius: mes de Juno, diosa del hogar y la familia.
    • Quintilis: mes quinto.
    • Sextilis: mes sexto.
    • September: mes séptimo.
    • October: mes octavo.
    • November: mes noveno.
    • December: mes décimo.
    • Januarius: mes de Jano, dios de los portales.
    • Februarius: mes de las hogueras purificatorias (februa).

    Cuando el año cambió a empezar en enero, el nombre ordinario de los meses dejó de coincidir con su lugar, pero mantuvieron el nombre.

  • En honor a Julio César, creador de este calendario, se mandó cambiar el nombre de uno de los meses “quintilis”, por “julius”. Años más tarde, otro emperador mandó cambiar el nombre de otro mes, Octavio Augusto, “sextilis” por Agosto. El mes de agosto tenía originariamente 30 días, pero Octavio Augusto no quería que “su mes” tuviera un día menos que el de Julio César, así que le quitó un día a Febrero para ponerlo en Agosto.
  • Los días de la semana obtuvieron sus nombres de los objetos celestiales que veían moverse en el cielo: la Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus, Saturno y el Sol. Más adelante, el sábado se relacionó con las creencias judías, con el Sabat, día de descanso después de que Dios creara el mundo. Entonces el domingo era el primer día de la semana, el día del Sol. El día del Sol desapareció para pasar a llamarse domingo, Día del Señor.
  • Ningún siglo comienza en miércoles, viernes o sábado.
  • Octubre empieza el mismo día de la semana que enero. Abril el mismo día que julio y diciembre el mismo día que septiembre.
  • Febrero, marzo y noviembre empiezan el mismo día de la semana, mientras que mayo, junio y agosto empiezan en días distintos entre sí y distintos también de los demás meses del año.
  • Las tres últimas reglas no tienen aplicación los años bisiestos.
  • Un año NO bisiesto acaba en el mismo día de la semana que empieza.
  • Se sucede el mismo calendario exacto cada 28 años

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *