¿Como se consigue el agarre a la piel de un sujetador sin tirantes?

¿Cómo lo hacen? ¿Cómo no se caen estos sujetadores sin tener que estrujar máximo a la piel procurando que no pase una gota de sangre por el?

Pues la respuesta se basa en tecnología punta, inspirada en la misma naturaleza, concretamente en un animal: el gecko.

El gecko es un animal conocido por su capacidad de trepar por cualquier tipo de superficie y ángulo. Incluso en cristal vertical e invertido. Tienen esta capacidad cerca del 60% de las diferentes especies de gecko.

Esto lo consiguen gracias a una estructura bien compleja que presentan en la planta de sus patas. Estas, están recubiertas por un conjunto de láminas que a su vez, están recubiertas de unos pelos extremadamente finos (5 micrómetros), que a su vez también presentan unas estructuras de tan solo 0.2 micrómetros con unas terminaciones extremadamente delgadas.

Estas terminaciones son tan tan tan finas, que casi actúan como las moléculas y átomos. Esto hace que entre estas terminaciones y la superficie a la que se adhieren, entren en acción unas fuerzas de atracción entre moléculas o grupos de átomos llamadas Fuerzas de Van der Waals. Estas fuerzas son las que unen con tanta fuerza las patas del gecko y la superficie que pisan. Sin embargo, el gecko tiene que desplazarse por lo que necesita poderse despegar, puesto que no tiene la capacidad de activar o desactivar estas fuerzas moleculares. Solo puede despegarse de la superficie despegando los dedos de los pies del suelo en un ángulo de 30 grados.

Pero bien…. estábamos hablando de sujetadores, así que menos animalitos.

La cuestión es que la NASA, se inspiró en el gecko para la creación de diferentes tipos de robot para recoger satélites inservibles en el espacio y otros desechos espaciales, así como otras aplicaciones de agarre en la Estación Espacial Internacional. En la Tierra, sus aplicaciones se basan en mecanismos de agarre de todo tipo de superficies y en la robótica,  como en esta imitación de gecko en formato robot:

Pues llegamos ya a los sujetadores, puesto que en la tierra, a parte de mecanismos de agarre y robótica, esta tecnología inspiró a Anthony Roy, el creador del sujetador sin tirantes kellie K Apparel, para diseñarlos y conseguir su perfecto agarre al cuerpo femenino, sin necesidad de tirantes.

Ahora, cuando te pongas unos sujetadores de estos, espero no puedas evitar pensar en un cuqui gecko, puesto que gracias a el, te ahorras los molestos y visibles tirantes y puedes así lucir ese vestidito tan espectacular!!

 

¡¡ALABADO SEAS GECKO!!

 

Si te ha gustado y quieres más, comparte esta noticia con los tuyos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *