Rissotto cuatro quesos

El risotto cuatro quesos es un plato elegante y práctico, que puede servirse en todo tipo de reuniones, para impresionar a los invitados.

La composición de sus ingredientes es versátil, por lo que se pueden combinar diversos tipos de quesos; solo deben cumplir con la condición de poderse derretir fácilmente. De esta forma, se pueden hacer distintas versiones, para conseguir distintos sabores que ofrecer.

La preparación de este plato es muy sencilla, solo deben tenerse los ingredientes a la mano. Además, el tiempo de cocción es bastante parecido al de un arroz normal; por ello es un plato ideal para los días en que no se quiere pasar largas horas cocinando.

Una de las características más importantes de este plato es su valor a nivel nutricional. Al ser la base del rissotto cuatro quesos el arroz y los quesos, contiene numerosas vitaminas y minerales que complementan a la perfección nuestra dieta diaria.

Este plato contiene importantes beneficios, como es la regulación del sistema metabólico o el inmune.

risotto cuatro quesos

Ingredientes:

  • 400g arroz tipo bomba
  • 100 mL vino blanco
  • 50 g queso brie
  • 50 g queso gorgonzola
  • 50 g mantequilla
  • Perejil picado
  • 50 g queso gouda
  • 50 g queso chedar
  • 60 g queso parmesano
  • Una cebolla
  • 1L de caldo de ave
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal
  • Pimienta blanca molida

Cómo preparar el risotto cuatro quesos:

  1. Pela y pica, en trozos pequeños y finos, la cebolla.
  2. Colocar una sartén a fuego medio, con bastante aceite de oliva. Agregar la cebolla y deja cocer hasta que se transparente.
  3. Colocar una olla a fuego medio, con bastante aceite. Agregar el contenido de la sartén, incluso el aceite que este contenga; esto le dará más sabor al rissotto.
  4. Añadir el arroz a la olla, y rehogar durante cinco minutos. Revolver contantemente, para que no se queme; una vez listo comenzará a transparentarse.
  5. Echar el vino y dejar cocer hasta que se evapore el alcohol.
  6. Bajar el fuego y agregar el caldo de ave, de poco a poco, mientras se revuelven los ingredientes.
  7. Dejar durante 20 minutos, y estar alerta de que la mezcla no quede ni seca ni pastosa. Por ello se debe agregar el caldo de forma lenta y concisa, para obtener la textura ideal del rissoto.
  8. Agregar una pequeña pizca de sal y pimienta.
  9. Una vez listo, retirar del fuego, y echar también la mantequilla y los quesos a la olla. Remover hasta que se derritan los quesos, y se unan los ingredientes.
  10. Revisar el punto de sal y pimienta, y agregar más de ser necesario.
  11. Dejar reposar el sabor por unos minutos.
  12. Servir tibio, con un poco de perejil y queso parmesano, espolvoreado por encima.

Una vez listo el plato, podrás impresionar a tus comensales con un exquisito y exótico sabor. El truco para obtener el punto exacto de sabores en el rissotto, es colocar los ingredientes paulatinamente y probar.

Powered by WPeMatico