Patatas al ajillo

Las patatas al ajillo son una manera ideal de tener listo un acompañamiento rápido y sencillo para cualquier plato. Las patatas son una guarnición universal capaces de hacer que cualquier receta cobre una nueva vida. Es importante tener en nuestra despensa este alimento, pero también es indispensable disponer de una serie de recetas para prepararlas. Existen muchas maneras de tenerlas listas, pero con esta receta conseguirás darles un sabor tradicional repleto de matices de una forma muy sencilla. Si quieres conocer una nueva forma de cocinar patatas, toma nota de esta técnica al ajillo, seguramente será un descubrimiento que querrás poner en práctica muy a menudo.

Receta de patatas al ajillo

Ingredientes:

  • Patatas
  • Ajo
  • Aceite
  • Perejil
  • Vinagre de vino
  • Pimentón

Cómo preparar patatas al ajillo

  1. Empezamos a preparar las patatas al ajillo. Para esta receta puedes dejarles la piel si te gusta esta textura y se trata de una variedad con la piel fina. También se pueden utilizar patatas pequeñas para guarnición, quedan muy bien y, además, suelen tener todas un tamaño similar, estéticamente queda un plato muy equilibrado.Patatas al ajillo
  2. Cortamos las patatas todas del mismo tamaño para que se hagan a la vez. Si son grandes deberán tener aproximadamente medio centímetro de grosor. Siempre que preparamos patatas este factor es muy importante, si las cortamos de formas distintas nos arriesgamos a que algunas queden duras mientras que otras se hagan demasiado.
  3. Pondremos las patatas en una sartén con aceite caliente. El aceite debe cubrir a las patatas para que se vayan haciendo a la vez. No se trata de preparar unas patatas fritas, así que, bajaremos la temperatura del fuego para que se cocinen poco a poco, sin llegar a quedar crujientes por fuera.
  4. Las patatas irán absorbiendo el aceite mientras se van dorando. Cunado estén cocidas y comprobemos que están hechas desde dentro, podremos retirarlas del fuego y reservarlas.
  5. Mientras, preparamos los ajos. Los pelamos y machacamos en un mortero con el perejil picado, crearemos de esta manera una mezcla que incorporaremos a la sartén con el aceite y las patatas.
  6. Pondremos rápidamente, la cucharada de pimentón y removeremos bien para que se integre en el plato sin quemarse. Removeremos todo bien para que las patatas vayan cogiendo todos los sabores.Patatas al ajillo
  7. Finalmente añadimos un buen chorro de vinagre de vino. Dejaremos que reduzca al fuego durante unos 5 minutos. La combinación del vinagre con el ajo es algo extraordinario que dará a unas patatas normales un sabor impresionante.
  8. Serviremos las patatas con un poco de perejil fresco picado, estarán maravillosas.

Powered by WPeMatico