Orense y Santiago son las ciudades con más carga de impuestos

Vivir en una u otra ciudad gallega puede suponer una diferencia de hasta 153 euros, sólo en impuestos. Las siete urbes presentan una importante desigualdad en el cobro de tributos a sus habitantes. El Observatorio Municipal de Galicia ha analizado la fiscalidad en cada una de ellas y concluye que Orense, con 491 euros, seguida de cerca por Santiago, con 486, son las que presentan mayor carga. Del otro lado de la tabla, se encuentran Ferrol con 338 euros y Pontevedra, con 361.

Este grupo de investigación de la Universidade de Vigo, perteneciente a la Red de Administración Local (Red Localis) concluye que «existe una gran diferencia en el tratamiento fiscal y presupuestario» de los municipios gallegos de más de 50.000 habitantes. «Ni se paga lo mismo, ni el gasto por habitante es igual», afirman. En la posición intermedia de la presión fiscal, contando tanto los impuestos directos como los indirectos, se encuentran La Coruña (428 euros), Vigo (408) y Lugo (393).

Entre los tributos municipales, el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) es de los más importantes. El Observatorio Municipal de Galicia también ha establecido las diferencias en este impuesto. La Coruña con 342 euros y Santiago con 308 son las dos ciudades con el recibo medio más caro, frente a los 236 euros de Lugo o los 245 euros de Orense. Vigo, que es la ciudad con mayor población de toda Galicia, con 299 euros por recibo se sitúa en una situación intermedia. «Solo dos ayuntamientos (Lugo y Pontevedra) realizaron actualización del impuesto», apunta el Observatorio en una nota de prensa. Vigo lleva sin realizar una revisión catastral desde 1990. La más reciente es de Santiago de Compostela en el 2010. «La no revisión del catastro tiene importantes efectos en materia de equidad, por los problemas de adaptación a los cambios en los valores de las distintas zonas de un municipio», añade.

El informe también descubre «una importante variabilidad por municipios» en cuanto al Impuesto de Actividades Económicas. «El coeficiente de situación, que gradúa el importe a pagar, se sitúa en el 3,5 de Vigo (el máximo es del 3,8) y el 1,4 de Orense (el mínimo es del 0,4)».

En relación al Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), los ayuntamientos de Vigo y La Coruña son los que aplican cuotas básicas más elevadas y los de Santiago de Compostela y Pontevedra las más reducidas. También se aprecian grandes diferencias entre urbes.

Powered by WPeMatico