Merkel conoce los avances del programa de cría en cautividad del lince ibérico en Doñana

Si Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) fue el enclave elegido por La Moncloa para recibir a la canciller alemana Ángela Merkel y su esposo y para ofrecer la comparecencia de prensa en la que se desgranaron objetivos y expectativas de la visita, el término municipal de Almonte (Huelva) ha acogido la segunda parte de la cita española de la mandataria alemana. Concretamente, el Palacio de Marismillas, enclavado en el corazón de Doñana, un Espacio Natural que ha sido escenario de otras tantas visitas veraniegas históricas como las de Helmut Kohl, François Mitterrand, Aníbal Cavaco Silva, el monarca belga Balduino o el matrimonio Gorbachov.

Invitados por los distintos presidentes de la democracia en España han pasado unos días bien en el Palacio de Doñana, o en este de Marismillas, un peculiar edificio que contiene, entre otros elementos, frescos con escenas medievales o incluso una mesa de comedor que antes de llegar al palacio había servido para velar al anarquista Buenaventura Durruti. Curiosidades aparte, las visitas de mandatarios extranjeros a Doñana siempre han sido fructíferas de cara a estrechar lazos y fijar acuerdos de cooperación.

Ángela Merkel

ABC
La invitación de Pedro Sánchez a la líder alemana no ha sido distinta, ya que ha supuesto la oportunidad para cerrar un importante compromiso de gestión de la crisis migratoria, pero también, como advirtió el socialista durante la rueda de prensa, iba a servir para proyectar a Europa la riqueza del entorno en el que la canciller iba a alojarse: el Parque Nacional y Natural de Doñana, Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera. Así, el sábado, los presidentes de Alemania y España, acompañados de sus respectivas parejas, realizaron una primera incursión por dos enclaves emblemáticos como el Lucio del Membrillo y el Cerro de los Ánsares, por donde pasearon, a pesar del calor que vuelve a azotar la Península Ibérica, para disfrutar de los paisajes característicos de Doñana.

El domingo, en la recta final de la estancia de Ángela Merkel en Andalucía, la canciller ha tenido la oportunidad de conocer en profundidad uno de los programas de recuperación de la fauna más ambiciosos y exitosos de Europa: el del lince ibérico, especie endémica de la Península, en peligro de extinción, sobre la que sin embargo se albergan nuevas esperanzas gracias a centros de cría en cautividad como el del Acebuche.

Ángela Merkel

ABC
Merkel, acompañada de Pedro Sánchez y con las explicaciones del director del centro y coordinador del Programa de Conservación del Lince Ibérico, Francisco Villaespesa, ha realizado un recorrido por el complejo, ha podido contemplar los ejemplares que actualmente se custodian en él y se ha interesado por los cuidados que reciben y los procedimientos de cría, protagonizando algunas escenas simpáticas ante estos peculiares felinos.

El nacimiento de la primera camada de linces en cautividad en El Acebuche tuvo lugar en 2005 y desde entonces, son 146 los ejemplares nacidos en este complejo, que ha conseguido aumentar el índice de supervivencia de estos animales hasta el 80%, lo que supone un éxito indudable del programa.

Powered by WPeMatico