Los inmigrantes a bordo del Datillo: «Están contentos, sonríen, bajaron cantando»

«Están contentos, sonríen, bajaron cantando», cuenta Fátima Cabello Sanabria, enfermera y miembro de la Unidad de Emergencias de Cruz Roja que ha esperado a los inmigrantes a pie del muelle 1 del puerto de Valencia. Cabello Sanabria ha dado apoyo a los miembros de Cruz Roja de Comunidad Valenciana y a los equipos de Sanidad Exterior con el desembarco de los inmigrantes. «Hemos apoyado para poder dirigir a los recién llegados a los circuitos para la afiliación, para la asistencia sanitaria en las carpas proporcionada por parte de los servicios de salud de Valencia, para recibir alimento o para ser evacuados a los hospitales».

El estado de salud de los recién llegados, en general, es bueno, ha dicho Cabello Sanabria. «Los que están enfermos sigue en la línea de lo reportado por Médicos Sin Fronteras arriba del barco, es decir, han llegado con mareos, quemaduras, alguna herida…». La prioridad en la atención hospitalaria son mujeres embarazadas y menores.

«Están cansados, pero vienen animados, tranquilos, sonríen mucho, les hemos dicho bienvenidos y nos han dado las gracias». Cabello Sanabria asegura que los inmigrantes no se esperaban tanto recibimiento.

Por su parte, Carmen Moreno, voluntaria de Cruz Roja, que también estaba a pie de barco, contó que ella y parte del equipo llegó «desde Andalucia (Motril, Málaga), es decir, de costas donde suelen venir inmigrantes». Sin embargo, para ellos la llegada de las embarcaciones a Valencia ha sido diferente «porque allá nos avisan con una hora de antelación. Aquí vienen con médicos y se está haciendo más pausadamente y con la ayuda de Sanidad Exterior».

Todos los voluntarios de Cruz Roja coinciden en que aparte de cansancio los vieron felices. «Cuando atracó el barco empezaron todos a cantar a la vez», dijo Moreno.

Además, adelantó que «se está trabajando en aumentar las plazas de acogida humanitaria y asilo».

Powered by WPeMatico