Las diferencias sobre Irlanda del Norte amenazan con dinamitar el Brexit

Brexit significa Brexit, según le gusta decir a la primera ministra británica, Theresa May. Pero a medida que avanza la negociación está más claro que la traducción de la salida del Reino Unido de la Unión Europea provoca interpretaciones muy distintas a ambos lados del Canal de La Mancha. Tras casi un año de conversaciones, Londres sigue en la indefinición: no termina de dejar clara su postura en muchos de los asuntos fundamentales de ese divorcio, el primero en las más de seis décadas de historia de la UE. Y la Unión ha desvelado hoy miércoles una pieza fundamental de su posición: el primer borrador legal del acuerdo de salida del Reino Unido, con 169 artículos y 120 páginas para abrir boca. El negociador jefe de la Unión, Michel Barnier, ha explicado que hay “diferencias enormes, excesivas” en asuntos relacionados con el periodo transitorio —entre el divorcio y la firma de un nuevo marco de relación— y los derechos de la ciudadanía. Pero ese borrador incluye sobre todo una hipótesis que levanta ampollas en Reino Unido: un protocolo sobre Irlanda del Norte que deja a ese territorio dentro de la unión aduanera, con total alineación regulatoria y bajo el control del Tribunal de Justicia de la UE, si no emerge otra fórmula factible.

Seguir leyendo.

Powered by WPeMatico