La violenta discusión de una pareja al decidir quién paga la cena

First dates

Son ya 653 las noches que lleva «First Dates» emparejando a los españoles más solitarios y desesperados. Encontrar pareja con media España como testigo parece ser afición muy cara a nuestros compatriotas, que colapsan las líneas telefónicas del programa de Sobera para que su equipo les siente a cenar con el primero que se les ocurra. Sorprende que tras casi dos años sigan llegando al restaurante del amor los personajes más inimaginables que pueblan nuestro país.

El primer invitado de la noche fue Ian, un surfista neozelandés de 35 años que busca a una chica «deportista, un poco más bajita, pero no mucho más». Además, reconoció ser «una persona tímida que no sabe cómo ligar, cómo acercarse a una chica en un bar». Su pareja fue Carlota, una chica viajera y deportista de 25 años que fue a First Dates porque «no tengo tiempo para conocer gente, estoy todo el día trabajando». La joven también es surfista aficionada, «intento hacer surf, aunque tampoco sé hacerlo muy bien». A primera vista parecía que Ian y Carlota iban a encajar a la perfección, y de hecho la impresión inicial no pudo ser más positiva.

La conversación fue animada y correcta, y pronto se interesaron por las experiencias amorosas del otro e Ian habló acerca de su dificultad para conocer mujeres. «Yo he recurrido mucho a aplicaciones para ligar, ¿nunca has usado Tinder?», le preguntó a Carlota, que reconoció «tenerlo en el móvil, pero nunca lo he utilizado». El neozelandés sí que tenía experiencia en el mundo del amor digital: «Yo estuve dos años con una chica que conocí en Tinder». La historia tuvo final feliz, y ya tras la cena empezaron a besarse por lo que llegaron al reservado con la respuesta clara. Ambos decidieron tener una segunda cita.

El hombre de la segunda cita fue Lorenzo, de 31 años, que dice ser «un gran lector de libros esotéricos, relacionados con la magia…». También aseguró ser un gran amante, un hombre pasional que «besa muy bien y con muchas ganas». Con Lorenzo le tocó cena a Mar, una veterana del programa que en su primera experiencia era morena, pero este miércoles llegó al restaurante con el pelo rojo. Para esta pareja preparó «First Dates» un ritual especial, metiéndolos a ambos en una habitación a oscuras sin que se conociesen para que se besasen y decidiesen si querían pasar al comedor. «Ya que estamos aquí, creo que tenemos que conocernos», dijo ella. Pero su decisión no fue muy acertada, pues desde el principio fue evidente que Lorenzo y Mar no pegaban ni con cola.

Aunque estaba claro que no iban a acabar como pareja, la cita fue amena y agradable, hasta que llegó el momento de pagar. Loren insistió en invitar a Mar, que reiteró en que no le gustaba nada que le pagasen la cena. La cosa fue a más y al final él se salió con la suya para disgusto de Mar. «Me has cabreado, tienes que aprender a escuchar lo que quiere la otra persona. Si me molesta una cosa, no puedes insistir en hacerla», le riñó la mujer en el reservado. Al final, aunque Lorenzo quiso ir a una segunda cita, ella se negó en rotundo y volvió al tema de la invitación: «Te he pedido una cosa y no me has hecho caso».

Uno de los grandes personajes de la noche Álvaro, un asturiano de 19 años que reconoció ser «muy tímido, me cuesta mucho sacar conversación con las chicas». Además, el asturiano quiso definirse políticamente diciendo ser un hombre de «extrema derecha moderada». A su pareja, Judith, barcelonesa de 23 años que se define como «bisexual, y ahora busco un chico», se le quedó cara de susto al ver llegar a Álvaro: «No me gustó nada, no es mi tipo». Además a Álvaro le influyó su ideología y reconoció que «es un problema que sea catalana, porque es un tema que está candente ahora. Además es del Barcelona, y yo soy promadridista…».

Estaba claro que entre Álvaro y Judith no podía pasar nada, y la cena fue cada vez más incómoda. Había algo más de Judith que no le gustaba al asturiano: su bisexualidad. «No me gusta porque hay más posibilidades de engaño», comentó Álvaro. Finalmente, ninguno de los dos quiso irse a la segunda cita.

Powered by WPeMatico