La huida de cuatro días del asesino de Las Ramblas

Huyó solo durante cuatro días y consiguió alejarse unos cincuenta kilómetros. El autor de la matanza de Las Ramblas de Barcelona, el yihadista Younes Abouyaaqub, logró escapar de la ciudad y adentrarse en el interior rural de Cataluña, donde fue abatido.

Un informe de los Mossos d’Esquadra, que consta en el sumario de la investigación de los atentados, reconstruye paso a paso la fuga del terrorista, que asesinó a una persona más en su intento por escapar y cuyo rastro fue captado por cámaras y testigos.

Tras evadirse del meollo de la ciudad de Barcelona, donde Younes sembró de muerte su avenida central, el yihadista alcanzó a las 18:21 la zona universitaria. Allí, apuñaló a Pau Pérez, a quien le robó el vehículo con el que se desplazó hasta la localidad de Sant Just Desvern, en Barcelona. Allí lo abandonó y se perdió su pista.

Tres días más tarde, a las 22:33 horas del 20 de agosto, las cámaras de vigilancia de una gasolinera de la localidad de Cervelló (Barcelona) captaron al yihadista, vestido con otra ropa. Trató de abrir la puerta de un camión y buscó comida en un contenedor. Al día siguiente, a las 10:30 horas, una mujer fue agredida por él en un aparcamiento del municipio de Olèrdola.

Le reconoció un testigo
Horas más tarde, el yihadista accedió a una masía, cuya propietaria observó desperfectos y objetos que no le pertenecían. A las 15:25, una testigo reconoció al terrorista adentrándose en unos viñedos de Sant Sadurní d’Anoia. A las 16:11 fue localizado en una carretera de Subirats

y abatido

. Antes de caer, gritó: «Allahu Akbar».

Powered by WPeMatico