La cereza del Jalón y la Sierra Vicor, diezmada por las tormentas

Tras dos años de sequía que ha asfixiado al campo aragonés, ahora son las lluvias las que dañan cosechas en algunos puntos de la región. Es el caso de la Sierra Vicor, en la comarca de Calatayud, y de las fincas de La Almunia de Doña Godina -en la comarca de Valdejalón- donde la producción de cereza se ha visto diezmada por las tormentas.

En el término municipal de El Frasno, próximo a Calatayud, es desolador el panorama que ha dejado la tormenta de pedrisco que descargó el lunes. Cerezas por los suelos, campos que ayer seguían difícilmente practicables por el barro y frutos dañados en los árboles.

Ahora tocará echar cuentas, pero los agricultores de esta localidad afirman que la cosecha se puede dar por perdida prácticamente en su totalidad. Y la cereza es, en El Frasno, la pieza fundamental de su agricultura.

No muy lejos de El Frasno, en La Almunia de Doña Godina, los daños también son considerables. En este caso el problema son las reiteradas lluvias, que han arruinado una buena parte de la cereza que estaba a punto de recolectarse. El exceso de agua provoca el rajado de las cerezas y la imposibilidad de venderlas como fruta de mesa. La única salida que le queda a esos frutos es su comercialización para la industria -conservas o zumos-.

Desde el sector productor indican que las pérdidas por el exceso de lluvias en la cosecha de cereza de la zona de La Almunia afecta, según las fincas, a entre el 30% y el 60% de la cosecha que está recolectándose ahora.

Powered by WPeMatico