Jandilla: el penúltimo plato fuerte de los Sanfermines

Los periodistas que cubren la información de los encierros de San Fermín desde el Complejo Hospitalario de Navarra aseguran que «todos los años hay, al menos, un encierro malo». Este año 2018 no se ha producido más que una cogida, todavía no ha llegado ese «encierro malo». Y sólo quedan dos encierros.

Sin embargo, el de este viernes, el encierro de los Jandilla tiene muchas papeletas de convertirse en ese «encierro malo». Junto con los Cebada Gago, la pacense es la ganadería más temida por los corredores de Pamplona por el número de heridos por asta de toro que arrastran sus estadísticas, 30 corneados en sus 18 participaciones en Pamplona, una media de 1,66 heridos por asta de toro en cada encierro.

Los Cebada Gago (casi 2 cogidos por encierro) suelen provocar heridos porque es frecuente que alguno de los astados se quede suelto en el recorrido. Los Jandilla, por el contrario, acostumbran a realizar el encierro de forma muy rápida y hermanada. Sin embargo, son muy dados a mirar a los lados y derrotar con eficacia sin perder la carrera.

Para no asustar demasiado, hay que decir que los Jandilla no han provocado ninguna herida por asta de toro en sus dos últimas participaciones. Y han sido muy rápidos. Hasta tal punto que su astado «Huraño» mantiene desde 1997 el record de mayor velocidad con 1 minuto y 43 segundos en realizar todo el recorrido.

Los toros de Jandilla de este año son ligeros, ninguno supera los 565 kilos de «Impostor», aunque todos superan los 500 kilos de «Decano». Respecto al pelaje, todos son negros excepto «Decano», que es castaño.

Sin embargo, a pesar de su peligrosidad, los Jandilla es una de las ganaderías preferidas por los toreros. De esta manera, la de este viernes es una de las más esperadas de la Feria del Toro. Entre otras cosas porque será la que se espera grandísima despedida al mayor ídolo del coso pamplonés en las últimas décadas, Juan José Padilla. El propio jerezano aseguró que la semana pasada que su única intención era recuperarse de la aparatosa y dramática cogida que sufrió el día 7 en Arévalo para poder participar en la corrida de este viernes en Pamplona. Le acompañarán Roca Rey y Cayetano Rivera. Casi nada.

Powered by WPeMatico