Inolvidable como el Joker o en ‘Brokeback Mountain’. 10 años de la muerte de Heath Ledger

CARLES RULL

  • El actor australiano falleció el 22 de enero de 2008 por una sobredosis accidental de medicamentos.
  • El Joker de ‘El caballero oscuro’ y el cowboy Ennis del Mar en ‘Brokeback Mountain’ fueron sus grandes interpretaciones.
  • También son dos de las películas que marcarían la primera década de este siglo.

El caballero oscuro

Estaba el joven que una década antes había abandonado su Australia natal para intentar triunfar en Hollywood, y no tardaría en llegar la leyenda. Un 22 de enero de hace diez años Heath Legder fue encontrado muerto en su apartamento de Nueva York a causa de una sobredosis accidental de medicamentos, según dictaminó la autopsia.

Había fallecido a los 28, casi un año después de haber recibido su primer nominación a los Óscar, por Brokeback Mountain, y a pocos meses del estreno de la película en la que asumió el personaje más arriesgado y radical de su carrera, el Joker de El caballero oscuro.

No era una de las grandes estrellas, su fulgor aún era incipiente, pero la noticia de su muerte fue una de las más mediáticas de aquel 2008. A título póstumo ese Joker psicópata, descontrolado e imprevisible, el gran enemigo de Batman, le valdría el Óscar y también el Globo de oro al mejor secundario. Recogieron la estatuilla su hermana y sus padres, y la caracterización se ha convertido en un referente e icono del cine.

Dejaba tras de sí una carrera con 18 largometrajes, más un debut no acreditado y su participación en cuatro series televisivas. Además, varias relaciones sentimentales, entre ellas con Heather Graham o Naomi Watts, y la última con la actriz Michelle Williams —su compañera de reparto en Brokeback Mountain— con quien tuvo una hija, Matilda. También sus problemas de ansiedad, depresión e insomnio que le conducirían al fatídico desenlace.

La fama era un peso añadido.No era especialmente amante de pisar las alfombras rojas. Los problemas de insomnio se le agudizaron cuando aceptó varios papeles consecutivos, y con el reto de encarnar al Joker e intentando estar a la altura de su admirado Jack Nicholson en la película de los 80. Llegó a encerrarse un mes en la habitación de su hotel en Londres, ciudad donde rodaba a las órdenes de Christopher Nolan, y aseguraría que pasaba jornadas en las que apenas dormía un par de horas.

Sin embargo, en el documental I Am Heath Ledger (2017) su hermana Kate quiso dejar claro que no fue el Joker quien le mató o el papel que le hizo adentrarse en esa oscura espiral hacia la depresión. “Quería ser tomado seriamente como actor. Siempre tenía el control de lo que hacía. Él ni siquiera lo hizo por el dinero”. Y esta será la interpretación por la que será recordado, además de la de Ennis del Mar, el vaquero enamorado de su compañero (Jake Gyllenhaal) en la historia de amores homosexuales e imposibles que dirigió Ang Lee. Además, dos de las películas de las que más se hablaron, y marcaron, la primera década de este siglo XXI.

Otros tres compañeros, Johnny Depp, Jude Law y Colin Farrell, se ofrecieron sin cobrar honorarios para terminar la interpretación que dejó a medias en El imaginario del Doctor Parnassus (2009). Una fantasía de indudable encanto retro dirigida por Terry Gilliam y con la que simbólicamente se bajaría el telón para el añorado Heath.

Aventurero, seductor y actor de culto

Su carta de presentación en Hollywood había sido con la comedia romántica 10 razones para odiarte (1999). En El patriota (2000), ambientada durante la Guerra de la Independencia de Estados Unidos, interpretó al hijo del personaje de Mel Gibson. Prolífico se mostró en el género de aventuras, en la medieval y artúrica Destino de caballero (2001), en la Inglaterra colonial de la nueva versión de Las cuatro plumas (2002) o como bandolero australiano en Ned Kelly (2003).

Hizo de leyenda surfera en las playas californianas en Los amos de Dogtown (2005), estuvo en la fantasía de El secreto de los hermanos Grimm (2005) o encarnando al famoso seductor Casanova (2005). En Monster’s Ball (2001) fue un guardia de prisiones, pero eclipsado por el protagonismo de Billy Bob Thornton y una Halle Berry que se llevó el Óscar a la mejor actriz.

Después de su muerte, fans y admiradores recuperaron títulos que habían pasado desapercibidos, como Candy (2006), filmada en Australia. Una historia de amores autodestructivos flirteando con la adicción a la heroína.

Cierto aire de culto adquirió también I’m Not There, una original visión sobre las múltiples facetas del músico y cantante Bob Dylan. Y en un esbozo quedó su intención de probar suerte como director. Solo llegó a realizar un videoclip de Ben Harper, otro buen amigo suyo, para la canción Morning Yearning.

Powered by WPeMatico