El sur de Venezuela pide ayuda por las inundaciones

Los estados Amazonas, Apure y Bolívar, en el sur de Venezuela, sufren graves inundaciones por la crecida de los ríos Orinoco y Caroní, que se han saldado con dos fallecidos y más de 10.000 familias damnificadas. La región ha declarado el estado de emergencia y espera la ayuda del gobierno de Caracas.

El pasado viernes, el presidente Nicolás Maduro reconoció la tragedia y prometió atender las necesidades de sus habitantes transcurridos más de diez días desde la alerta roja que habían dado las autoridades regionales. Con la atención centrada en el supuesto atentado del 4 de agosto en la caraqueña avenida Bolívar, el presidente parece tener su agenda bloqueada. Maduro llegó a decir ayer que estaría dispuesto a aceptar la colaboración del FBI en la investigación del «maginicidio» frustrado, una propuesta contestada en Washington con el silencio.

Por si fuera poco, al drama de las inundaciones del sur del país se ha sumado la tragedia del estado petrolero del Zulia, situado al occidente, donde se ha incendiado el puente sobre El Lago de Maracaibo, el más largo de Sudamérica, dejando incomunicadas a las poblaciones del lago.

Además, Zulia lleva tres días sin electricidad y sin posibilidad por tanto de utilizar aire acondicionado, bajo un calor infernal que llega a 50 grados centígrados a pleno sol y 40 en la sombra.a En Zulia viven unos cuatro millones de habitantes. Es el estado petrolero que aporta más: el 60% de los ingresos al país vienen de allí.

Powered by WPeMatico