El otro soborno al chófer de Bárcenas: Fernández Díaz lo enchufó en la Policía con 40 años

El chófer de Luis Bárcenas logró dos pagos gracias a su labor de topo del propio ex tesorero: por un lado logró dos años de sueldo en negro con pagos de 2.000 euros al mes. Sergio Ríos entró en la academia con 40 años y salió hacia su primer destino con 42 años. Todo un récord cuando lo norma es que los acuden a la Academia de la Policía lo hagan con una edad cercana a los 25 años.

Desde Interior gestionaron los pagos con cargo a la bolsa de fondos reservados. Y desde el mismo Ministerio igualmente gestionaron el enchufe en el Cuerpo Nacional de Policía. El mecanismo de soborno dejaba, de este modo, contento a Sergio Ríos -el chófer topo- y generaba un sistema aparentemente discreto y secreto que no debería haber sido desvelado. De hecho, no lo fue hasta que el registro del domicilio del comisario José Villarejo por parte de Asuntos Internos desveló las pistas de la existencia de este dispositivo de destrucción de pruebas.

El otro soborno al chófer de Bárcenas: Fernández Díaz lo enchufó en la Policía con 40 años

El fin último era –tal y como ha publicado OKDIARIO– detectar y retirar documentos y grabaciones comprometedores de tres personas en concreto: Javier Arenas, Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal, tal y como consta en el material investigado por Asuntos Internos y en la propia Fiscalía. Sergio Ríos se había ganado la confianza del ex tesorero del PP. Y eso lo convertía en el hombre perfecto para este cometido.

El chófer de Bárcenas tenía formación militar y era un enamorado de los gimnasios

Él tenía formación militar, era deportista, una enamorado de los gimnasios y había estado ya en los círculos de confianza del PP -había sido chófer de Francisco Granados-. Un perfil que encajó en la búsqueda de una persona discreta, sin aspiraciones extrañas y fiable. Y que, además, no fuese vista con extrañeza por el resto de cargos del PP cuando se le viese rondar por las zonas de acceso controlado.

Y su labor debió contentar porque lo cierto es que se cumplió todo lo prometido: los dos años de sueldo en B por un importe global total de 48.000 euros; y la plaza en el Cuerpo de Policía.

Así, el que fuera chófer de Bárcenas se encuentra ya con una plaza en la brigada de seguridad ciudadana de Madrid. Una plaza disputada y de difícil acceso para los policías.

Tras entrar en prisión el ex tesorero, Sergio Ríos se queda literalmente sin persona para la que trabajar. En resumen, que por hacer bien su trabajo, lo cierto es que se había quedado sin él. Y en ese momento entró la segunda parte del soborno. Todo un rescate en forma de plaza policial.

Sergio Ríos empezó a estudiar las oposiciones a policía en 2013. Contaba en aquel momento con 39 años, una edad un tanto extraña para hacerse policía. En 2014, y sin haber pasado un tiempo excesivo como para prepararse -según los plazos medios que utiliza la gente que busca el acceso al Cuerpo de Policía-, aprueba los exámenes y entra por la puerta grande en la Academia de Policía de Ávila.

En septiembre de 2015 se convierte definitivamente en aspirante, queda situado como el penúltimo de su promoción y realiza las prácticas en la academia. En junio de 2016 se traslada en prácticas a la Línea de la Concepción. Y a los pocos días es trasladado a Moncloa-Aravaca (Madrid). En junio de 2017 definitivamente jura su cargo como policía.

Powered by WPeMatico