El futuro de Rajoy y Sánchez, pendiente del PNV hasta el final

CLARA PINAR

Aitor

ERC espera el momento adecuado para confirmar lo que dijo hace meses su portavoz en el Congreso, Joan Tardá, y repitió esta semana su adjunto, Gabriel Rufián, que apoyará cualquier moción que desaloje al PP de La Moncloa. Por su parte, el PDeCat asegura que existe coincidencia total con JuntsXCat, la formación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, que, de visita a Carles Puigdemont en Waterloo (Bélgica) afirmó ayer que negociará «sin condiciones» la moción de censura.

Los dos partidos catalanes han dejado claras sus intenciones a Sánchez en las últimas horas. Aunque no anunciarán su voto hasta escuchar su discurso hoy, las señales que se envían a Ferraz son más positivas que negativas. Así, a Sánchez sólo le quedará la respuesta de los cinco escaños del PNV para superar la barrera de los 176 votos que necesita para ser investido presidente del Gobierno.

Pero si el líder socialista se juega La Moncloa a que salga cara en la moneda del PNV, en la cruz está Mariano Rajoy, que por lo mismo también depende de los nacionalistas vascos para no ser derrocado.

El PNV no tiene previsto dar una respuesta al PSOE hasta después de escuchar el discurso de Sánchez y lleva días diciendo que necesita despejar “incógnitas” en varios frentes.

En algunos coincide con Sánchez, como la preferencia compartida de que no haya elecciones de inmediato. Las aclaraciones que pide sobre cómo piensa resolver el avispero catalán también podrían tener consonancia con el nuevo talante que ha ido prometiendo el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en sus contactos con los grupos.

Otra de las cosas que más preocupan al PNV es que, pase lo que pase en la moción, los Presupuestos para 2018 que pactó la semana pasada con el Gobierno de Rajoy se aprueben. En respuesta a este temor, el PP sembró ayer dudas sobre qué pasará con las Cuentas si prospera la moción de Sánchez. Su portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, aseguró que Rajoy no quiere medidas como la subida general de pensiones arrancada por los nacionalistas vascos “decaigan” si se disuelven las Cortes. El PNV, advirtió Hernando, tiene que decidir “si quiere sacar adelante los Presupuestos o generar inestabilidad en el país”.

Junto a él, otro prominente miembro del PP se empleó a fondo en los pasillos del Congreso en fijar la idea de que los Presupuestos peligran. Parecía un intento desesperado por mantener al PNV al lado del Gobierno en una jornada en la que la esperanza del PP y del Gobierno fue fundiéndose a negro a medida que pasaban las horas.

Va a salir adelante

“Creo que va a salir adelante, lo percibo, es una sensación“, afirmó el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que, no obstante, aprovechó para sugerir casi a última hora entrar en el Gobierno de Sánchez apenas horas antes de que hoy empiece el debate de la moción.

“Un Gobierno estable tiene que contar con más de 84 diputados [los del PSOE]” , dijo y y apostó por otro “más amplio que tuviera 156″, es decir, los que suman PSOE, Unidos Podemos y Comporomís. En todo caso, Iglesias sigue respaldando a Sánchez que, como Rajoy, se la juega a lo que decida el PNV.

Reunión extraordinaria

El Euskadi Buru Batzar (EBB) del PNV se reúne este jueves de manera extraordinaria para decidir “el sentido de su voto” en la moción de censura del PSOE contra Rajoy. Darán a conocer su decisión tras escuchar a Ábalos explicar los motivos de la moción y “los compromisos” que adquiere Sánchez como presidente del Gobierno.

La doble vía de Ciudadanos

Ciudadanos sigue una doble vía, con leves contactos con el PSOE y con Podemos. A pesar de que Sánchez se lo pidió, Albert Rivera prefirió no reunirse con él y que sus primeros espadas, Ábalos y Villegas, intentaran, sin éxito, ponerse de acuerdo para presentar una moción sin Sánchez ni Rivera de candidato. Asimismo, Rivera ha quedado con Iglesias en intentar explorar una moción instrumental  si el viernes Sánchez no es investido presidente.

Powered by WPeMatico