El Foro de la Familia exige la retirada de las esculturas con escenas sexuales de La Marina de Valencia

«Si estuvieran en un museo, sería responsabilidad y decisión de cada familia y cada ciudadano el acudir o no. Estas esculturas se han impuesto a todos los valencianos que quieran aprovechar el buen tiempo para pasear por La Marina».

El delegado del Foro de la Familia en Valencia, Vicente Morro, ha exigido la retirada inmediata de las esculturas de Antoni Miró con contenido sexual explícito de La Marina de la capital del Turia ya que, a su juicio, «son inadecuadas para ocupar espacio público y poder vulnerar la Ley Orgánica de Protección del Menor».

La muestra -que ya se exhibió en Jávea hace ahora diez años- ha sido impulsada por la Presidencia de la Generalitat, mientras que el catálogo correrá a cargo de la Conselleria de Cultura. A día de hoy no ha trascendido el coste que supondrá la exposición para las arcas públicas del Gobierno autonómico.

Para Morro, «la exposición en la vía pública de estas figuras que representan felaciones, masturbaciones, con genitales expuestos y reproduciendo diversas prácticas sexuales, con alto contenido sexual explícito y de muy dudoso gusto, podría vulnerar la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, al exponer a éstos, sin ninguna protección ni información previa o aviso, a escenas inadecuadas para su edad, y sin que los padres que lo deseen puedan pasear libremente por la zona si quieren evitar su visualización».

Además, el Foro de la Familia «rechaza frontalmente las declaraciones sectarias del comisario de la exposición, Fernando Castro, que se arroga el poder imponer a los padres cómo educar a sus hijos. Si la excusa es el “arte”, que sería su cometido, debería distinguir entre el uso artístico del cuerpo humano desnudo, como hace, precisamente Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, entre otros ejemplos posibles, y las prácticas sexuales explícitas». Pero, además, «el señor Castro pretende justificar su iniciativa de invadir la vía pública como una especie de ‘clase de educación sexual’, lo que resulta inadmisible».

Powered by WPeMatico