El Congreso pide compensaciones a Bruselas tras los aranceles impuestos por Trump a la aceituna negra

El Congreso quiere que el Gobierno reclame a las autoridades de la Unión Europea mecanismos para compensar las pérdidas que suponen los aranceles impuestos por el Gobierno de Estados Unidos a la aceituna de mesa.

Así, la Comisión de Agricultura, Pesca y Alimentación de la Cámara Baja ha aprobado este martes por unanimidad u
na proposición no de ley, a instancias del PSOE y finalmente acordada con PP y Ciudadanos, que ha recabado el apoyo del resto de formaciones.

La iniciativa muestra el apoyo a trabajadores y empresarios del sector andaluz de la aceituna de mesa, empresas, filiales, proveedores y todas las personas afectadas por los aranceles, y pide a Bruselas «una respuesta contundente y al más alto nivel, llevando a cabo el máximo esfuerzo diplomático en defensa de la aceituna negra española», con el fin de tratar a la misma como a otras producciones, como la del acero.

Asimismo, el Congreso pide a las autoridades europeas examinar «todas las posibles respuestas a la decisión de los Estados Unidos, incluido llevar el caso ante el Órgano de Solución de Diferencias de la Organización Mundial de Comercio, por entender que la Administración norteamericana no está respetando sus compromisos derivados de su pertenencia a dicha Organización».

Por último, la Cámara Baja insta al Gobierno a realizar «un estudio detallado» sobre la situación de la aceituna de mesa y también analizar medidas de apoyo «para evitar las pérdidas de rentas y sostenibilidad de productores e industrias entamadoras».

Durante el debate de la iniciativa, el diputado socialista Antonio Pradas ha destacado que algunas de las empresas tienen que enfrentar con aranceles de hasta el 40% y que el coste anual de estas medidas, fijadas para los próximos cinco años, se cuantifica en 70 millones para cada ejercicio.

Además, ha advertido del precedente que pueden suponer estos aranceles, impuestos bajo el argumento del apoyo brindado por la Política Agraria Común (PAC) a la aceituna. «Podrían extenderse a otros productos, como el aceite o derivados de la ganadería», ha dicho.

Asimismo, Pradas también ha lamentado que esta cuestión no se encuentre dentro de las conversaciones entre la Comisión Europea y la Administración Trump, pese a que sí se habla de otros sectores como el automovilístico o el del acero, algo que, ha dicho, causa en su grupo «bastante preocupación».

Para el PP supone una «ruina»
Silvia Heredia Martín, del PP, ha calificado como «ruina» los efectos de estas medidas proteccionistas que, a su juicio, suponen «un importante varapalo» para el sector, por lo que ha pedido al Ejecutivo socialista «que siga trabajando como el Gobierno del PP».

En este sentido, ha rechazado las críticas de Pradas al anterior Gobierno -el socialista había lamentado que este asunto «ni estuvo en la agenda de Rajoy ni en la de ninguno de los ministros que le acompañaron» en su encuentro con la Administración Trump- subrayando que se brindó «apoyo directo desde el primer momento».

«Es la misma hoja de ruta que están siguiendo ahora. Si no fuera por el PP, no estarían avanzados los trabajos», ha sostenido la diputada «popular».

Podemos pide presionar con la base militar de Morón
Por su parte, el diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero ha señalado que, precisamente en una de las zonas más perjudicadas por las trabas a la exportación, en Sevilla, Estados Unidos cuenta con una base militar «que ocupa mil hectáreas de tierra rica» -en referencia a la de Morón de la Frontera-, y que los jornaleros de esa provincia «decían que, si no hay aceituna, que tampoco haya base».

En este sentido, ha recordado el reciente caso de Arabia Saudí con España, al vincular un contrato de compraventa de armas con la de varias fragatas a la empresa pública Navantia. «Lo que quiero decir es que nosotros también podemos presionar. Además de ir a Europa para denunciar ilegalidades, también tenemos medios para presionar», ha dicho.

Por parte de Ciudadanos, su diputado Rodrigo Gómez Balsera ha pedido al PSOE que se «aclare» si «son liberales o proteccionistas» pues, al tiempo que denuncian un «protecciomismo salvaje» de la Administración Trump, constituye junto a Unidos Podemos «el frente de los enemigos del comercio y los tratados de libre comercio».

Powered by WPeMatico