Dos guardias salvan la vida de un conductor que sufrió un infarto al volante

Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil auxiliaron a un vecino de Vigo, de 44 años de edad, que estaba sufriendo un infarto mientras conducía, y lo trasladaron a un centro de atención primaria de O Porriño (Pontevedra), donde lograron estabilizarlo antes de evacuarlo al Hospital Álvaro Cunqueiro. Según han informado fuentes del Instituto Armado, la decisiva intervención de los agentes tuvo lugar en la zona de Atios, en O Porriño, cuando estaban patrullando en labores de prevención y control de tráfico.

Esta dotación se percató de que el coche que le precedía circulaba de forma errática y anormalmente lenta, por lo que interceptaron al conductor. Cuando llegaron a su lado, observaron que el hombre gritaba de dolor y se agarraba fuertemente el pecho. Ante la eventualidad de que estuviera sufriendo un paro cardíaco, uno de los agentes lo acomodó en el asiento del acompañante y se puso al volante del coche para trasladarlo al centro médico más cercano. Mientras, el otro guardia, en el coche policial, los escoltó en el trayecto.

Visita en su casa
El personal del centro de salud de O Porriño logró estabilizar al conductor y lo derivó en una ambulancia medicalizada al Hospital Álvaro Cunqueiro, donde tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. El hombre, que ha pasado por una lenta recuperación, se encuentra ya en su domicilio de Vigo y ha sido visitado por los guardias civiles que lo atendieron. El conductor expresó su agradecimiento a los agentes, sin cuya rápida intervención, «nunca habría llegado al centro médico».

Powered by WPeMatico