«Desconexión digital», un nuevo derecho llega a la oficina

El teletrabajo es un modelo laboral emergente tanto en España como en otros países de Europa. Podemos enmarcarlo dentro de las denominadas políticas de conciliación y según apunta Nuria Chinchilla, profesora del departamento de Dirección de Personas de la IESE y fundadora del Centro Internacional de Trabajo y Familia, requiere «unas nuevas reglas del juego».

Es esencial que en este nuevo esquema de trabajo se plantee desde el principio una gestión del tiempo clara y se dibuje una línea nítida entre cuando se va a dedicar tiempo al empleo y cuando no.

El teletrabajo no es la única posibilidad. «En estos modelos más flexibles que estamos viendo, también observamos como se permite adelantar o atrasar la hora de entrada y salida del trabajo», explica el abogado Román Gil.

Nuria Chinchilla destaca la importancia, en el caso del teletrabajo, de aprender a «autogobernar» nuestra vida para combinar trabajo y tiempo libre. Dentro de las medidas de conciliación y de esta «autogobernancia» hablamos del «derecho a la desconexión». Francia lo inscribió en su código laboral el 1 de enero de 2017 y este reconoce el derecho de los trabajadores a no contestar llamadas de trabajo o emails fuera de su horario laboral.

Autocontrol
En España, fue la compañía de seguros AXA la primera empresa en reconocer este derecho a sus trabajadores. El convenio de la multinacional, que ha hecho grandes avances en conciliación en los últimos años, como la ampliación de las bajas de maternidad y paternidad, o el teletrabajo, también reconoce, desde el año pasado, el derecho a la desconexión digital de sus trabajadores.

«Por ahora la medida está siendo efectiva, pero el nivel de cumplimiento es relativo en tanto que estamos hablando de un derecho, que podrá ejercerse o no», explica Carmen Polo, directora de recursos humanos de AXA España.

«Se requiere de cierto autocontrol, no estar todo el día enganchado al móvil», dice Nuria Chinchilla y añade que debemos «entrenar a la gente» para que, tanto en el teletrabajo como en un modelo laboral más tradicional «se sepa qué horarios son los adecuados para cada modelo de trabajo».

Powered by WPeMatico