Champiñones al ajillo

Esta receta, además de sabrosa, resulta muy fácil de hacer y sumamente versátil. Los champiñones al ajillo pueden acompañar perfectamente cualquier tipo de plato o servir como un entrante mucho nivel nutritivo y culinario.

Los champiñones no sólo son valorados por lo que causan en el paladar, sino porque además son saludables y no tienen demasiadas calorías.

Estas conocidas setas son fuente de vitaminas y minerales. Aportan vitamina A, C, D y vitaminas del grupo B; además, son ricas en zinc, potasio, selenio, magnesio y fósforo, entre otros nutrientes.

El hábito de comer champiñones activa las acciones antioxidantes sobre el organismo y ayudan a depurarlo. Además, regulan los niveles de azúcar en sangre y, a pesar de ser muy ligeros, generan sensación de saciedad. Al tener muy pocas calorías, son ideales para las personas que deben cuidar su peso o aquellas con problemas de obesidad.

Su delicioso sabor, combinado con una textura suave, convierte estos ingredientes en perfectos para todo tipo de platos. Otra ventaja importante es que son económicos y fáciles de preparar, lo que los convierte en aliados principales de la cocina.

A continuación, veremos paso a paso esta receta de champiñones al ajillo.

champiñones al ajillo

Ingredientes:

  • 500 g de champiñones o setas frescas
  • 3 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen
  • Mantequilla
  • Un chorrito de vino blanco
  • Perejil
  • Sal
  • Pimienta
  • 15 ml. de zumo de limón

Cómo preparar los champiñones al ajillo:

  1. En primer lugar, lavar bien y cortar los champiñones en láminas. A continuación, echar encima el jugo de limón.
  2. Después picar los dientes de ajo en trozos pequeños y poner la mantequilla y el aceite de oliva en una sartén. Añadir los ajos y sofreírlos ligeramente.
  3. Incorporar los champiñones junto con el vino blanco y una pizca de sal y pimienta. Continuar la cocción durante unos minutos para que reduzca, después tapar y dejar que se cuezan a fuego lento durante cinco minutos más.
  4. Con estos sencillos pasos, los champiñones ya estarán listos. Apagar el fuego, espolvorear la preparación con perejil fresco y servir. Es conveniente dejar que se enfríen un poco antes de llevarlos a la mesa.
  5. Opción: si en la casa hay niños pequeños, puede reemplazarse el vino blanco por caldo de verduras y el conjunto no pierde su exquisito sabor.

¡A qué esperas para probarlos! En unos pocos minutos tendrás a tu alcance una receta deliciosa, económica y sumamente fácil de preparar. Anímate a elaborarla y recuerda que estarás incorporando a tu cocina todas las propiedades de los champiñones.

Powered by WPeMatico