Alta tensión en Charlottesville por otra manifestación racista

Ayer se cumplía el primer aniversario de los incidentes racistas en Charlottesville (Virginia), en la que una marcha organizada por grupos nazis y de ultraderecha acabó con la muerte de una contramanifestante. La tragedia y la decepcionante reacción de Donald Trump al incidente -dijo que había «gente buena» entre quienes marchaban con simbología nazi y gritaban «los judíos no nos echarán»- provocó una tormenta política que hoy todavía colea.

El aniversario estuvo dominado por la tensión. Los organizadores de aquella manifestación racista convocaron otra con el mismo titulo «Unir a la derecha» en Washington, en una plaza cercana a la Casa Blanca. Ayer se contaba con la presencia de varios cientos de miembros de grupos de ultraderecha, nazis y del KuKluxKlan, y de miles de contramanifestantes, en una ciudad tomada por la policía ante la certeza de que habría incidentes. En Charlottesville, el sábado por la noche hubo marchas de recuerdo y homenajes a la fallecida, Heather Heyer, atropellada por un coche de un ultraderechista que embistió contra una contramanifestación.

Al cierre de esta edición, Trump, que ha utilizado la tensión racial para fortalecer sus bases conservadoras, no había reprobado el domingo la manifestación racista en la capital del país. En la víspera, condenó los incidentes del año pasado y «todos los tipos de racismo y actos de violencia». Eso después de una semana en la que ha vuelta a agitar esas aguas.

Powered by WPeMatico